En el marco de la conmemoración del 102 aniversario de la promulgación de la Constitución de 1917, las calles y plazas públicas del centro histórico de la capital queretana lucen tranquilas.

Las familias acuden a realizar sus actividades y trámites con normalidad.